Año I I.
 r?)!'':'^
 
 T arragona
 
 99
 
 d e Octubre d e 1 903.
 
NiíM. 52.
 
 Precios de soscripcióB
 r nifi todft F.Bpnriii: í! rcnles
t riau'hlie. I'ii¿;i) autii-ipaiio. V \l' 'J
 
 t i iTilATA
 SEMANARIO
TRADICIONALISTA
 IDICD S
 4 (V.^>».^(^
 
 EEDACCIOH
 Y
 
 ASMINISTEACIOU

 C alle íU'. A u g u s t o , .10, Ewt.' Aii iincios ecoiióniicos.
 
1-""»
 
 y3k r '"•""I T C »
 
 T"
 
 Zlk.
 
 i>»**^-*
 
 "Kü
 
 i
z r · - «L^
 
 AUTORIZADO
 
 POR
 
 EL
 
 EXCMO. SR. JEFE REGIONAL
 L
e frajre qu'era esquilat y veya ab que acabarla aquella mala intenció,
li respongué desseguida: —Sí, germá: aixl ho diu lo text, y aíxis
també ho cumpliría.— Gayrebé sens acabar, se sent la má d'aqueü
ximple, que ab tota brutalitat la grapa li plantifica. Y tal com había
dit, lo frare la gaita gira, y altre cop sens compassió aquell impío'l
confirma; a ltre cop torna á girar lo bon hom, la cara trista, y altre
volta aquell ingrat deix caure sa mà sacrilega, á temps que'i frare
amatent, para'l cop, la mà desvia y t ama á son contrincant urta per ana
las ffinya$, y la« torna ab tal escreix, que'I valent fet un gallina,
tot confús y avergonyit lo que passa no s'espllca, quan lo frare diu
aixis: —No't queixis de la tut^ina que f has volgada guanyà y j o t*h¡
dat ab justicia, puix si l'Evaageli diu »Si't pegan ta gaita gira»,
Btxó ho diu tao sois uo eop,
 *o
 
 con la suya. Estrechen también el
siste- t ierra. S i, lo r epetimos, fueron oscuma de ingreso de muchos
discutibles a l rantistas tantos innumerables varones seno de nuestra
confianza; do la falta de q ue, c ual asiros que recibían la luz Hed
allí el g r.m peligro quo podría d iligencia y cuidado en este punto
han del Sol eterno, brillaron en el cielo de c orrer la Comuiiióii
Iradicionalista en .salido para la c ausa muchísimos males; n uestra
Patria, porque todos ellos vivían E spafia, si por tnal de nuestros
pecados h uyan de la soberbia, de la ambición de l a vida de l a fe,
como de l a fe e ra ol lo permitióse DÍOH. L a causa tres veces m
ando, del de.seo de figurar, p ues todos a mbiente en el que moraban,
¡Bendito s anta, que hasta el presento ¡so mantiene esos son peligrosos
escollos, contra los u na y mil veces semejante oscurantismo! c ompacta,
so pulverizaría con el diabó- c uales puede estrellarse nuestra querida
P ero, ¿ será quo pretenderán nuestros lico disolvente de l a división
entro sus b arquilla, quo guarda en medio do las a dversarios presentar
los siglos de Catofieles adeptos. Uno de los lemas de l a t empestades
la esperanza do la P atria. liciswo como á siglos sin progreso, aiglos
«ecta liberal, una de las máximas seguiVivimos en un medio ambiente
en que d oiígnorancia? Esto equivaldría á r enedas para mantenerse
los liberales solos es fácil saturarnos sin advertirlo de los gar
do la Historia. ¿Quó son los talentos e n el poder y destruir á sus
adversarios, microbios quo pueblan la atmósfera li- d e esos pretendidos
filósofos de hoy, de A la mira do que no les disputen el goce beral que
respiramos. osos sabios A la ligera, comparados con y fruición del mando
es: divide y reinal as lumbreras do nuestro siglo do oro? ¡ Carlistas!,
si veis que algún miembro rás, y así lo hace con insistencia. podrido
p ropende á e sparcir la mons- ¿Dónde están hoy los C ervantes, los
En osta parto, como ou lo demás, el truosa división en n uestro campo,
es- León, los Granada, los Teresa de Jesús, l iberalismo os i nstrumento
do la maso- pulsadlo de vuestra Comunión enseguida l osÜivadenoira, los
Garcilaso, los Nebrinería y lleva á la práctica lo que ósta le y sin
contempIacione.