Año I I.
 
 Tarragona 13 de Septiembre de 1903.
 
 NóM. 4 7.
EEDACCION ADHimSTSACIOÍT
 C alle d o A u g u s t o , SO, Ent." A
nniieios económicos.
 V^ i si)
 
 PreciK úe suscripciúB
 P u r a
to(ia Espnñn: tí r eales t riini'stio,. l 'iiga nuiicipado.
 
 Li
ITiLATA AIA A A A AIA A A
 SEMANARIO TRADICIONALISTA
 lZ>IOS
 
 >
 
4^^^^ I=» y v TT R . I .^í^
 
 « »>—<^
 
 3 E IkT
 
 AUTORIZADO

 
 POR EL
 
 EXCMO. SR. JEFE REGIONAL
 
 ACCIÓN ANTIMASÓNICA
 
1pan
 
 E ntro los católicos se profesa ol principio general do q ue
6ay necesidad imperiosa do combatir á la m asonería hasta e l punto
de e sterminarla y h acerla desaparecer de la t ierra por completo;
e mpresa verdaderamente titánica y en la que Dios por fuerza h a do
i ntervenir en c alidad de p rincipal agento, y siguiendo el criterio
de que se h a de a tender á l a e stirpación del e rror salvando,
hasta donde se p ermita, l a c aridad á l as personas. En cuanto á
l a m anera de proceder en l a guerra contra l a e spresada temible s
ecta ó lo que es lo mismo, en c uanto á l a táctica de esa batalla
formidable, a l gunos católicos de dublé ó d e similor p iensan q ue
b asta para conseguir e l t riunfo, organizar ligas a ntimasónicas,
p romover propagandas, hacer lo que so l lama el vacío a l r ededor
d e la s ecta, d esacreditarla, arrancarle algunos do 8U8 miembros y
o tras maniobras por el e stilo, y p reguntamos: después d e h aber
p uesto en práctica todos esos recursos e stériles, ¿la masonería
h a sufrido algún d escalabro que lo h aya llegado al c orazón? De
ninguna d e las m aneras; después de e sas ligas antiraasónicas l a
s ecta sigue sin novedad, tan campante como s ierapre y r iéndose á
m andíbula batiente d e eaos sus infelices enemigos d« última h ora;
de semejante íracaso se Infiere que no son esos los medios eflcacos para
eliminar á la secta, y que por fuerza s e h an d e poner en juego otros
recursos más poderosos y d e mayores alcances, y v amos á d emostrarlo:
l a m asonería profesa odio s atánico á Cristo y á su I glesia; bien
lo d emuestra traduciendo ose odio en a ctos v erdaderamente diabólicos;
l a ma.sonerla en sus a ntros, como lo prescriben sus, rituale», e xige
d e s us neóñtos que pisoteen l a i magen del Crucifijo, y c uando p or
medios reprobables pueden lograr los masones formas consagradas, clavan
p uñales en el S acramento de nuestros altares profiriendo horribles
blasfemias y p arodian sacrilegamente la c elebración de los m isterios
d el c ristianismo; en c uanto a l odio á l a I glesia, prometen a horcar
al último rey con l as t ripas d el ú ltimo sacerdote; ahora bien, á e
sa crueldad se ha de oponer un a mor tan grande y t an positivo á Cristo
y á l a I glesia, que s ea menester traducirlo en obras proporcionadas
á a quel odio y A a quella rabiosa d esesperación, y e sto no puedo
conseguirse sin l a ACCIÓN ANTIMASÓNICA ARMADA. L os católicos
liberales ó t iznados s iquiera sea con un á tomo d e l iberalismo,
d e los cuales s e compone ana buena par* t e d e l as mentadas ligas,
so hallan incapacitados de luchar tson éxito contra l a a pocalíptica
secta; primero porque no son activos, á lo m ás esgrimen armas do p
apel ó de cartón desde sus periódicos ó g abinetes, hacen lo que s
uele decirse: jugar á mldaditoa y d arse p or satisfechos; a demás no
son gente d e saeriflcio, r ehuyen compromisos e n q ue h ayan de s ufrir
algo s u v ida, su t ranquilidad ó su b olsa; los católicos liberales
son muy comodones y m uy egoístas y t ienen siempre el p etate liado
á p unto de e scaparse p or l a t angente cuando amenaza chuba-sco, d
ejando á Cristo y á l a I glesia k l as a stas del toro revolucionario,
como s e ha v isto una porción do veces; afiádese á lo dicho q ue
e sa gente d e comodín y d e
 
 llevar tiene compromiso|('contraídos
con bastantes personajes masónicos y a p or mancomunidad de i ntereses,
y a por las promesas de m edro personal, y a p or s er su n atural t an
bonachón q ue no sean c apaces de c rearse enemistades ni a ún con el
mismo demonio, a, l a m ira de que les trate con benevolencia, si por un
acaso van á los infiernos, y a finalmente por sus afinidades secretas
con los masones, p uesto que como se h a demostrado hasta l a evidencia,
el l iberalismo y la m asonería son consanguíneos en p rimer grado;
así pues tales católicos tocados del ala, que repetimos son l a m
ayor parte do los que forman l as ligas antimasónicas y d irigen el t
inglado, pues que si h ay alguno queno es l iberal, debo contarso entre
los tontos de capirote; después d e a lgún t iempo, bastante, después
d e p rometer el oro y el moro á los seflores Prelados i ndulgentes,
y á los cabildos vanamente e speranzados y a l c lero un t anto falto
del conocimiento del mundo; esos católicos que se p asan de listos
y so duermen do pillos, todavía tienen encalada en el tejado l a p
elota de la m asonería y n adie d e entre ellos se h a t omado e l t
rabajo de subir por ella y a rrojarla á l a c alle, y todos seguimos
lo mismo que estábamos ó p eor, constando solamente l as c uotas que
s e h an cobrado d e los socios y n ada más.
 
 var A la p ráctica
en b reve plazo exten- servarse íntegra A l a S uperioridad d f l so
plan de p ropaganda política». p artido, por ser asunto no solamente
de«Conviene, dicen, que el pueblo nos licado, sino hasta comprometido
en d econozca tales como somos, sin disfraces terminadas circunstancias
políticas. a ntipáticos y c alumniosos, q ue es como L o importante e s
q ue no d ecaiga este nos presentan siempre nuestros enemi- e ntusiasmo
consolador, por l a p ropagangos ante l a opinión pública.» da del
cual necesariamente h a de resulA puntan luego los p rincipales puntos tar
algo beneficioso y p ráctico para l a de nuestro programa, talos como l
as li- C ausa do l a Religión y d e! Derecho. bertades regionales, l a d
escentralización M, P OLO Y P KYROLÓK. a dministrativa más completa,
l a a utonomía de l a Región y del Municipio, l a moniirquía pura,
no a bsoluta, l as C ortes r epresentativas elegidas p or g remios, y
l a reglamentación equitativa y p rudente del capital y del trabajo,
y p ara alentar P areciendo anómalo é i rregular e s lo A todos,
concluyen copiando el s iguiente c ierto quo e l h orizonte político
s e v a t elegrama: d espejando. L a amenaza republicana dejará d e
íArzua—25—10—Abrumado p or ocupaciones imprescindibles no pude
escri- c ausar miedo, en b reve, a l g obierno, bií* c arta; hágolo
ahora aprovechando p or l a l ucha intestina existente e n el momentos
libres; mandaróla pronto avi- seno d e la unión, q ue d e h echo deja
de sflpkndo telégrafo. Reciba mi calurosa feli- s erlo desde q ue f
ederales y u nitarios citación por la entusiasta campaña. ¡Ade-
se combaten con zafia verdaderamente i naudita. Basta leer lo q ue
escriben, e n laáte!—Mella». T ambién nosotros unimos l a n uestra
sus periódicos, P í Arzu&ga, Nakens y m ás calurosa A l a del gran
orador y p ro- o tros atlúteUs d el federalismo y los carponemos como
ejemplar y modelo digno gos formidables que s e e chan en c ara e n d
e imitarse l a acción política de la J u- los meetings r espectivos,
para persuadirse d e q ue el r epublicanismo español ventud Carlista
de Barcelona. P ero l a emulación cunde también fue- h a dejado d
e ser u na a menaza, para r a de Catalufla, y el uno propon© que s e
c onvertirse en u na a spiración irrealii ix^rima y r eparta gratis
un millón d e zable. Los republicanos quedan, pues, desNo siendo pues
los c atólicos híbridos fC^Uetos con nuestro desconocido Prograiá»;
e l o tro qué s e foi^ne un* federación cartados en m ucho tiempo, de
figurar á*» d e l as l igas los d estinados à d estruir ó e liminar
l a s ecta masónica, resulta que g eneral con todas las Juventudes
Carlis- un modo directo en la m archa de la h an de ser los católicos
prácticos los que tas en la Nación para auxiliarse mutua- politica
español». E n cuanto á los g obiernos dinásticos h an d e dar c
uenta de e lla, los q ue haxi mente y h acer más eficaz la propaganda;
é ste que s e c ree un o rganismo ó Junta no h ay d uda que pasan p or
u na situado bajar a l mismo terreno, á l a m isma a rena en que l a
m asonería s e coloca, á s uperior consagrada sólo A unificar y di-
ción difícil en e xtremo. Corrompidos, d arle l a ú ltima batalla y
c onseguir vic- rigir los t rabajos de p ropaganda legal; g astados y d
eshechos los dos p artidos toria defluiti%'a; pero esto no p uede lle-
a quél que se r ecauden fondos a l efecto, q ue sostienen el r égimen;
sin los prestivarse á c abo siendo l a acción católica como hacen
los republicanos; e l de m ás gios d e un j efe que imponga una orieni
nerme ó d esarmada, porque esto seria i r a llá que s e formen listas
d e compromiso tación franca y d ecidida, hállanse, estas á c aza de
moscas ó d e g orriones, con liga p ara que nuestros Jefes sepan con
quie- dos agrupacionei, A merced do los m ás como van los muchachos; p
or c ualquier nes pueden contar para l a colocación y insignificantes
vaivenes. No obstante la l ado que lo consideremos es evidente que
d istribución d e los Programas, folletos, m isma imposibilidad
de crear nuevos organismos gubernamentales, presta fuerl a acción
antimasónica h a de s er a rma- h ojas, e tc., etc. da; esa acción
solo puede ofre<;erla A la Cierto entusiasta y lealisirao carlista,
za A los actuales gobernantes, que irán I glesia d e Dios amenazada,
l a a grupa- Abogado y p ropietario d e A leira, con r esolviendo los
problemas d e m ala m anera y A m edida I q ue se vayan presención
carlista dirigida p or el único R ... fecha 28 de los corrientes,
me dice: q ue asistió A l a A samblea antimasónica «A su debido
tiempo recibí e l p eriódi- tando. d e l a C atedral de T rento. L
as entrevistas q ue e stos días viene co que tuvo usted l a b
ondad de mandarc elebrando Canalejas con los principa» A f omentar,
pues, l a a grupación y la me. He leído el h ermoso articulo Un
miacción verdadera y r ealmente antima- llón de programas qae allí
publica usted, l es personajes d el p artido liberal d an de muy buon
sentido práctico, como todo» c ierta apariencia de verdad A l a c
reensónicas. ¡Católicos! mucho ojo con los mestizos, IÒ8 suyos y d e
a ctualidad indiscutible, cia do que para d ar s atisfacción a l e lep
ues a l menos en a lgunas partes los r e- mento avanzado, entra en lo»
c álculos con los platónicos. publicanos nos t oman l a d elantera e n
d e l a C orona, d ar e ntrada en l as esferas P ATRICIO. cuestión de
propaganda, y e s c iertlsimo del gobierno A los hombrea que sin dejar
q ue somos desconocidos hasta en nuestra d e ser monárquicos profesan
Idea» m uy l iberales y q ue v ienen figurando en l a p ropia casa. e
xtrema izquierda. «Al mismo tiempo y s obre el mismo El porvenir d©
l a p olítica n o es m ás t e n a de propaganda, s e m e ocurre l a s
iguiente consideración q ue p asó A exp*»- q ue una incógnita y A »o
ser por las esPOE LA nerle: ¿No seria mejor que la publicación peranza»
que s e t ienen puestos en el Vid el folleto-programa subsiguiese A u
na llayerde fitm^itro, no habla más remePROFÁQÁNDA CAULISTA g ran
reunión ó a samblea carlista por e l dio que acometer d e flrm© l a r
eorganiMella, nuestro gran Mella, b a tenido «mtito d e l as que celebran
l os r epubli- zación del fusÍonl«ino, lo q ue, por «tira p arte,
tropie«a con e l no pequefto obstál a habilidad d e d espertar e l e
ntusiasmo canos? «Creo que en el p artido carlista falta culo d e las a
mbiciones personales d e c arlista primeramente en C ataluña y l uego,
con e l c ontagio d el e jemplo, en t acto de codos, y e n la r eunión
ó a sam- c uantos se consideran con suficientes méblea antes indicada
se podría establecer ritos para cwtentar la jefatura. t oda Espafta. E
n e l e xtranjero preocupa actualmenP ero l a J uventud Carlista d e B
arcelo- y r econtar l as f uerzas carlistas, según te l a a ctitud de
ios macedonios frente A na s e ha p uesto á la cabessa d e e ste mo-
el número y c alidad d e los r epresentanvimiento consolador y n o cesa
de organi- tes. El pueblo s e p aga mucho d e ^ t a s l as brutalidades
d e los t urco*. L a i nsuzarse y e xtenderse, celebrando continuas s
olemnidades y d e cuanto le e ntra p or rrección crece cada d ia m ás;
los medios r euniones, dando frecuentes conferencias loa ojos, y é
ste e s e n mi s entir, uno d e e mpleados por ambas pintes son A cada
y p ublicando alocuciones calurosas, bien loa medios d e p ropaganda
m ás e tcaces, m omento m i s m ortiferos y t erriblM, y p ensadas
y c astizamente escritas 011 su s i logrAscmos q ue l a a samblea
fuese A no ser por l a c obardía de las potencia» Idioma regional,
como l a q ue Inserta M n umerosa, sirviendo a l mismo tiempo q ue se
llaman clvili«adas s e l iabria r ealíaado y a la i ntervenoión d e
lo» gobierCorrto Catalán e n su n úmero del M7 d e p ara tomar el p
ulso A l a o pinión». A gosto, dirigidas á todo» los jovents carEl
pensamiento merece los honores da nos en loa a suntos balkánicos. Pero
e l listas para que contribuyan todo« «á lle- l a publicidad; pero
su ejecución debe re- m aldito miedo. á c onsecuencias ignora^'»
 
CRÓNICA GENERAL
 
 ENTUSIASMO