Año 11.
 
 Tarragona 15 de aguaito de^ 1^03.
 
 NíJM. 4 3 .
 
 Precios
lie soscripctéo
 P ara toda Flspnña: 6 reales triin»«wtic. P ago
anticipado.
 
 LA i TALÁTl
 SEMANARIO TRADICIONALISTA
 J^T^'Ft.X
« W^-^É*
 
 BISACCIOH
 y
 
 ÀSHmiSfMCIOlf
 Galle de Augusto, 30,
Eiit." AnoBcios ecoaómicos.
 
 ,fíí*
 
 yo X o s ( «^-<<»
 
 3
Ft.3E:iir
 
 t' ^-' .'*
 
 AUTORIZADO POR EL EXCMO. SR. JEFE REGIONAL
dentes y circunstaucias, á nadie puede Luna. Y han ocurrido/ además,
en la nim altra missió que la de fer de'g^úteü^ '•• chocar que
D. Carlos sea la persona más | «lección del Papa, dos circunstancias
dillas do la dinastía alfonsista? NosSl*' visible de Venècia, y que
los venecianos, muy dignas de tenerse en cuenta; el tres si que fariam
un pa com unas hostias No podemoa resistir al á quienes no importan
las discordias c i- Secretario del Cónclave que ha elegido que'ns
deixéssim engatussar d'aquesta deseo de publicar el siguiente notable
articulo, viles de Espafia, le aprecien como á á Pío X es español,
y el primer acto del manera. Que realisin aquesta missió los puMicado
por el periódi- liuésped ilustre que no hace allí más nuevo Pontífice
ha sido visitar en su que cobran per apartar las moscas del co dlnAstico
de Madrid El que bien, ya con el ejemplo de su cato- lecho y bendecir á
un Cardenal español, Palau d'Orient, que nosaltres encara teUniverso:
licismo práctico, ya con Jos abundantes el Sr. Herrero y Espinosa de los
Mon- nim una mica més de dignitat y no hem «En España desconocíamos
al Carde- limosnas que en su casa, y por su orden, teros.» nascut pera
fer certs papers; pero si hi nal Sarto, y es muy natural quo no le co-
se reparten constantemente á los pobres. ha republicans que á tant se
rebaixan y nociéramos, pues ni ha estado, que sepa- Y nada tan lógico
como que entre pers'han proposat sostenir tota la podridura mos, en
nuestro pals, ni ha ocupado en sona tan principal y el Patriarca de
Vedel sistema doctrinari, con «u pan ¿e lo la Caria romana aquellos
cár^^m ^e nècia hayan mediado relaciones de corcoman. Aixís que
s'vajin divertint y que atraen necesariamente háciA el que los tés y
afectuoso trato. Pei«fi Salmerón s'ha determinat de fer prediquin A
istil de Lerroux contra Tcledeserapefia las miradas del mundo enteDeducir
de aquí, como con malévola bona lletra, puig en la darrera circular
ricalisme, contra la invasió de los ordres ro, Pero el Cardenal Sarto
no era, porque insidia pretendió El Qlobo de ayer, que no diu que son
los frares los enemichs, religiosas; pero que si esperan veurer no le
hayamos conocido nosotros, un def el Cardenal Sarto fuese carlista, ni que
sino );Ofi'altra cosa qu'está en la concien- implantada la república
en Espanya, conocido. Conocíanle donde debían cono-^ Pío X vaya por
eso á favorecer á lo» cia, de tots. los hi diréra que s'ossentin,
perqué, com cerle: en los curatos de aldea que ha re- carli$ta$ é^
l^éSkat, m un colmo ó de Segurament que Texemple de Costa y & la cosa
encara tenen de ferli Tmánech, gido; en la diócesis de que fué, bajo
el malltrta é de tóéterta. racti^tt resolta del partit republicà Thi
se cansarían si s'haguessin d'esperar sefior Obispo que conoció sus
méritos y El Cardenal Sarto ni era carlista, ni ha trot la son de las
orellas y l'ha obli- drets. le sacó de la oscuridad de las parroquias
tenia para qué serlo, ni veía en D. Car- gat á,JUaurar dret. Com
Salmerón això BERNAT. rurales, luminar espléndido y brillante, iem otra
cosa que á un Augusto proscrip- ho fá per forsa, no sé si mantindrà
la en Mantua y en Venècia, que hn regido to, digno en su destierro del
respeto de teisitvra en que s'ha colocat. Si óU poapostólicamente;
en el Sacro Colegio, que todas las personas bien nacidas. Y Pío X,
gués entretenir á las turbas representant le tenía y consideraba como
\ino de sus como sus venerables predecesores, y Ehctra» y ab altras
camándulas per más preciados ornamentos. Conocíale to- como serán
sus no me^os venerables l'istil, de segur que no pensaría en proEse
indecente periódico titulado La da Italia, y le conocía S. S. León
XIII sucesores, no ha de atender en sus rela- jectes més profltosos y
de més virilitat; Epoea que se publica en Madrid, ha tan perfectamente,
que, segiín se ha di- ciones con los Poderes civiles á otra pero las
massas republicanas ja comencho, le había vaticinado su exaitación al
consideración que al bien de la Iglesia y son A compendrer que tot aixó
de anti- tenido la cobardía y la poca vergüenza de insertar un articulo
en el que burlánSolio Pontiflcio. el de las naciones católicas. Desde
la clericaHame no'ls porta en lloeh y que dose de las declaraciones del
Sr. Mella Puede afirmarse también que si el Car- cumbre del Pontificado,
ni se e« carlista per i^tuest camí no arrivarán may A la dice: que por
lo mis-mo que el ex ceetdenúl • denal Sarto no era conocido enJGspafta,
ni de ningún otro partido político; se es Terrot'de Promissió. Sarto
eoftec« muy d fondo al Duq^e de él, en cambio, conocía det antiguo
A nues' AgjçAQI^Q^te.Vicario de Ja8>mr|sto y £a*4 Ooir^iía do«»at
l e erit, ha aenyi^at Moériéf tendrá formado de él «M concepto
tre, Patria, T «9 leK^gufo ,qud üunbión Qe jare de la cristiandad
entera. ròbjectiu, ha obert lá bretxa, y á Sal- mu¡/ tríete, antiguo
Ja estlina. Pero lo que si puede dedacirse lógica- jmeHin no lí queda
més recurs que dei¿Qué quiere decir con esto el periódico Todo el
tiempo que Pió X ha. sido Pa- mente de las relaciones particulares que
xs^rsii portar, si ao te ganas de que'l cómplice de los hombres que han
robado triarca de Venècia, ha contado allí entre hayan mediado entre el
Patriarca de retirla al euartel deis inválits. y escarnecido y vendido
á la patria'/ sus diocesano» adventici(» é B . O.rlo» Venècia
y el Augusto proscripto, huésped Francament se necessita s ^ més
do¿Ignora que D . Carlos es el primer de Borbón, arrojado de nuestra
Pa|ria de lá poética é histórica ciudad de los ble que una poret pera
creurer que ame- caballero de Europa como lo han recopor las discordias
civiles. D. Carlos o» lagunas, es que D. Carlos habrá suge- nossant
al clero, al exèrcit y á la pro- nocido sus propios adversarios? uno
de los vecinos de Veneoia más cono- rido al Cardenal sentimientos muy
par- pietat se trevalla pel triunfo del ideal Cuando ese periódico,
amparador de cidos y estimados, y sin duda alguna el ticulares de afecto y
amor á nuestra republicà. ¿Ahont han trovat aquestos tantos crímenes
políticos, habla de esa más ilustre. GenealóglcaOiente, y con Patria;
porque á D. Carlos la critica de papanatas que al apar á una guerra
forma, es prueba que algo teme, porque arreglo A la ley Sálica, e s el
represen- los Imparciales y la pasión de los adver- sigui* convenient
amohinar á tot bitxo sabe que caso de triunfar en Espafia, lo tante
actual de toda la C««a de Borbón, «arios podrá sacar muchos defectos;
pero vivent, aumentaatse oixis d'una manera que todos anhelamos, serian
muchos los considerada como de familia nobje, que lo que es el de no amar
á España, nadie assombrosa lo número deis enemichs? que tendrían que
devolver todo lo que es cosa distinta^ y aún m ociMíones dif^ podrá
imputarle. ¿de quin llibre de táctica han tret aquets le han quitado al
pobre pola. versa, de familia i^loante. £ i tratado Ha tenido, por el
contarlo, aquel det- I benedictos uns procediments tant estraAdemás,
apuesto la cabexa A que el de ütrecht, verbigracia, pudo hacer po-
Urraciado Principe, desde los afios de su falarls? ¿qué hi guanyaran
los republi- conservador que ha escrito esto, no es liticamente que
los Borbooes de £spa- adolMí^ncla, un amor á la Patria en cans que
tots los que tenen alguna cosa capaz de decirlo delante de ningún fl&
constituyeran una dinastia aparte ique reinaron sus abuelos, y en que se
per p4»^rer se vegin en la precisió de carlista. de los de Francia; las
leyes de Parti- hA creído él con derecho y especial oposM^M p ^ tots los
medis y maneras Porque Imi que eso estampan en las da, restablecidas por
Carlos IV y Fer- llamamiento á reinar, que cabe calificar al triunfo de
una idea que^s presenta cuartillas, además de cínicos son conando VII,
han podido acomodar la su- de romántico y exaltado; un verdadero tant
astárquica Ja desde la oposició? cesión del Trono de Espaüa À las
leyes Amor de paladín por la dama de sus « Si'ls republicans endresson
los seus bardes. antiguas de nuestro país, prescindiendo pensamientos,
á la que se propuso librar, tiros contra la monarquia, no trovarAn
{Eureka! del orden de suceder propio de la Casa con la fuerza de su
brozo, de los malan- aitri^ enemichs que reloment oficial; £1 gran
financiero de pacotilla y de de Borbón; pero en cuanto familia lina-
drines y follones que la tenían encantada pero id comensan á repartir
falo» dt Terano Sr. Villaverde, ha empeaado su juda ó aristocrática*
no influyen estos y esclavizada. eitgo contra firares y capellans,
alas- obra de economías. cambios politices, y asi hasta los genea*
Cuantos se han acercado á D. Carlos, hvn» tcnarAn A compendrer que,
si A fbersA de decretar cesantías de emloglstas más partidarios de la,
dinastia y a en sus alojamientos r ^ios de Navarra. avuy i|JEie no son
res, no saben respectar pleados, pecmt menudee, sin influencia ni que
reina en ¿spalLa, reconocen eo ]>on lias ideas déle que no pensan
com ella, Carlos el carácter de primogénito de los y Vascongadas, ya
en sa interminable !meatwte»respeetarAn demA que tinguin 'padrinos,
dice que ecoQomiaarA un mi» Borbones, por serlo ladisoutibiemento
de ^destierro, por muy prevenidos que hayan Tapoyo dels de dait y la
borratxera que Uón. Pero no crean los <»»ttiMhuyente« que la rama
masculina más pròxim* al tron- ido coRbra é l, se han rendido ante
esta sol domur lo triunfo d'una causa política. «uaHdad suya, y no
han podido por meicón ello encuentren el mAs pequeño co ocmiún,
que lo fué Enrique IV. = Sari» p# * •—• de hecho durante más de dos afios en va- ^ la hermosura
de Espafla. Y no serA, ^encftrtí <|tte ao sïassi res pera derruir ^
Dicen que la revolución vi«ue A pasos A rios distritos de las Provinoiaa
Voscoa- tpor cierto, la primera ves qu^ un prca* !•> fer(Mtf«N»i ú%
)a monarquía, y ab id» gigante. gadas, Navarra» GaUUufia y Vaieadba;
lorlpto haya infundido en ocNrasonea ex- iaiqtidxii mi* pregunta posarían
en gran ; Nos tiene ¡da cuidado. de tener una poaicióa peraonal ^uele
itraJo^eros ^ «mor A Im Patri* de que h» iOcd^nd#^ qüela. donaír»
un coaaaU tant Y aún e r ^ que ningún carlista debe \tof»k é «
òÉuai y de ^H» conveniencia permite rivlr en Veneda» á pesar de «u
istdo deetofrado. ihocer nada pM^a evitArl*. destierro, á lo priaolpe,
y flaalmente, ^ j Otros motivos de afecto A nuestra £s* r adoiii4 >
Borft es ya de qtuttoe4|ue ae han pasar carácter de principe cAtólico,
y como ¡pafia tiene también v«cbo de los
fariTeniendo en cuenta todos estos anteee* 'paato el poder marítimo
de la Media eontíraHüpalF ¿Ho semblarla que no te- ^ se<».
 '\
 
 P
ío X Y ESPAÑA
 
 /
 
 L mmmm O
 
 DE SULMERÍIÍ
 
 TOQUES OE ATAQUE