AÑO I .
 '•«»_
 
 Tcarragona l.« de Noviembre de 1902.
 
 J
NrM. o
 
 PreciosJe suscripción
 i ' a r a (oda España: fi reales
t rimeHtre. I 'ago anticipado.
 
 LA ATALAYA
 SEMANARIO
 ^^>--<^
 
lúim I átíiiiisfraclii
 R ambla S. Carlos, I I , ent.* A nuncio»
eeonóinieos. K úmero siu'lh»: íOféutiinos,
 
 TRADICIONALISTA

 *>*^^
 
 1 3 I C3 S»
 
 r » y\, T7 1=1. I
 
 R. l=n "V
 
 FN SU
FIESTA ONOMÁSTICA
 
 S EÑOR: L a Redacci('>ii y suscriptores d el
iHiüíildc Semanario tradjcionaüsla LA. ATALAYA, t ienen el a ltísimo
honor de saludar á V.... en sus días, reconociendo en su n obilísima
personalidad al único R eprescnlante de las tradiciones p atrias; á la
esperanza lisonjera d e la Restauración verdadera de l^^spana; al brazo
derecho de la I glesia de Cristo; cuya defensa c ontra la masonería y
el libera* l ismo os está providencialmente e ncomendada. jSeñor! en
tan fausto día, r o gamos á Dios por la felicidad de Y...^ y su
Augusta R... familia, p ara que todos veamos realizado pronto el deseo
de V. .. al d esi)edirse de h^Patria: Volveré. A los R. P. de V....
LA REDACCIÓX^Í.
 
 l ia acción católica
 Mucho so ha discurrido
y div-^agiido, do n igua tiempo á esta parto, sobre los alcftiices
do la acción católica y medios do l lovarhi á cabo, a.si como dol
blanco á doudo dobian diriKÍrse sus ontuerzos; <*sto os un punto de
materia táctica en q ue no han convenido hasta el presento los jefes
encargados de organizar y llevar adelanto esas fuerzas católicas que e
xisten dispersas y sin plan seguro, para d ar el ataque al formidable
eneniigo común do los católicos y do sus intereses i nóralos y
materiales en EspaRa. Todos c onvienen en punto á señalar à eso
enemigo común, todos dicen que es la secta l iberal, duofla de la
(¡aceta y del poder p úblico; entretanto unos aconsejan la difusión
do la prensa genuinamente eatóliea h fin do hacer el vacio al rededor
d el liberalismo, conquistándole pahno á p almo sus puestos con la
difusión de la b uena doctrina; otros suefian uniones c atólicas do
que puedan formar parto h ombros bienavonidos con las constituciones
liberales, cimentadas todas ellas en principios ateos y sectarios,
desde la q ue 80 publicó en ÍHíb h asta la presento i nclusive, en
cuyas cartillas so consignan principios tan deletéreos como el de l a
supresión do la censura previa do la I glesia antes de la publicación
de escritos, el do la supresión del culto, cuyas ttsiguacione* mezquinas
quedan á la voluntad de las mayorías gubernamentales, l a supresión
del derecho canónico para los efectos legales y otras injurias & l a
I glesia; por donde so vé que esos «wíonhtas católicos hibridos,
on su plan de b atalla de lo que tratan precisamente es d e llevar en
calidad d*> lastre á los b uenos é inocentes católico», A favor
de lo» cuales pueda bogar la nave del liberalismo á través de los
mares do la rovolucióii: otros esperan un milagro es-
 
 tándose mano
sobro mano, creyendo que Vd0S. á b esar la mano del gran Caudillo
P ara combatir el clericalismo fué llasin hacer nada práctico, va
Dios A Ue- do Loredan y dígante:—Señor, venga mado Sagasta á los
consejos dtí. la Corouarles la boca con la breva de la victo- V ,...,
á salvarnos. na; para resolver el probU-ina rt-Tt^^ospO, ria, pasando
días y horas en el dolce farP ATRICIO. c uya incógnita no podían
los conservaniente, no de otro modo que si profesasen dores despejar,
se indicó á Sagasta, qu© ssfmttmmm»»'* l a religión muslímica
del scriptum ent. corno ¡\ buen boticario tenía recetas para T ales
inij)ugna(loros del liberalismo so todos ios males, y ahora nos salo
con la a sustan y espeluznan cuando se traía de a ndanada de quo el
interés que reprec ierta acción católica que ¡neludibloEl Sr. Sagasta,
contestando al Sr. Gu- sentaban aquellas cuestiones, al decir raento
barrerla la secta enunciada, del llón en el Congreso de los diputa-dos,
le s uyo, sólo puede afectar, caso que á t ablero de loii negocios
públicos, donde h a dicho que no se apenase por lo de la a lguien
afecten, á nuestros descendienj uegan los liberales al azar, compro-
p royectada supresión do la diócesis de tes. ¿Y para eso cayeron
los conservadometiendo con inminentes ruinas la exis- A storga, puesto
que el asunto estaba, ó res? Para eso se armaron aquellas zanatencia
de la Religión y de la Patria. mejor dicho, con oí tiempo estarla en
bras por los avances del clericalismo? T odas esas formas de ataque,
sobre ser raanoa de una comisión mixta, en la que ¿ Para eso escribió
Galdós su Electra? ¡Que insuficientes, son peligrosas, por cuanto á
el tjondadoso Presidente del Consejo no g uasón es V. Sr. Sagasta!' p
osar de ellas el liberalismo so mantiene p odía influir on nada, y quo
por otra R, en pie, y con ellas, en lugar de desme- pat'te no lo diese
esto peiia alguna al inrecer, sigue prosperando y vegetando terpelauíe,
puesto que cualquiera que sobre el terreno en que en mal hora le fueje
la solución que al asunto diese la i mplantaron. r elwida comisión,
á la que, como he diEl Sr. Lerroux ha dicho en el ConT eóricamente el
liberalismo está ven- cho, e ra completamente ajeno el Sr. Sa- greso
qu© en algunas aduanas, es tan cido y espulsado de las inteligencias
y gatta, no habían do ver sus ojos, ni ha- g rande la ÍH0ueneia del
ejemplo, q ue do los corazones rectos; la acción cató- blan de sentir
los bolsillos de los vecinos a lgunos altos empleados se dedican á lica
se -ha dirigido' contra ese panteón a quellos los quebrantos que de la
anun- desamortizar el todo ó parte do los carde todas las sectas con
resultados admi- ciada supresión se temían. gamentos de los buques, á
favor, s© rables para las conciencias dignas. Su Más disparates y más
tonterías on me- e ntiende, de los hijitos y do la familia S antidad
Pío VI ya le estigmatizó en las nos palabras casi ya no es posible
de- y en contra del Estado. c onstituciones napoleónicas. Gregorio
cirlos. ¡ Hombre, Sr. Lerroux, qué cosas tiene XVI condenó todas las
libertades de E sa Comisión mixta ó quebrada ó lo V! ¡Y decirlo
en pleno Congreso! p erdición en s^u' Encíclica Mirari vo$. qú§
s ea ¿qué ha do hacer sino ejecutar N osotros, á la verdad, hemos
oído Pío IX en su'inmortal SyUabus, en s o e l plan que en líneas
generales le haya E neiclica Quanta cura y en sus Alocu- traiXado
ol Gobierno y qué otra misiva cosas estupendas respecto á eso; peni
donfíí cúmiütorfalen, condenó la secta t iene, que ajustar detalles,
salvar intore- como no somos malicioaos, no las creel iberal v más aún
la moderada, v estida s ^ v dar á la cosa la mayor viabilidad mos. |A
fó que nóf ¥ los lectores tamc an el rup'ftje d© CaMicinmo Ubtrai,
posinle? ¿Acaso hemos de suponer quo jioeo la» creen, ¿verdad? León
XIII en su celcbórrima Encíclica e sa Comisión se ha do reunir por
si y El diputado clerófobo Sr. Gaset (don Libertas lo pone de cuerpo
presente. Los a nte si y sin sujeción á una pauta de F ernando)
ha tronado, también en o! g randes escritores Donoso Cortés, Apa- a
ntemano trazada por el Gobierno, ó sin rici y Ouijarro, el P. Roraier,
el P. Li- q ue éste tenga atribuciones para pararle C ongreso, contra
la romería que, presiberatore, el celebérrimo P. Alvarado los pies,
y por su cuenta y razón irá de- dida por el Obispo, se verificó al
desierto Filósofo rancio, el P. Ceballos benedic- liberando, y que
no tengamos más remo- de las Palmas. P orque según el Sr. Gaset so
dieron tino, el Abate Spedalíeri; en nuestra dio que pedir á Dios
que la ilumine y v arios vivas al Papa Rey y á Carlos VII. época los
Obispos del Ecuador y el Obis- p onga tiento en sus manos'? ¿t¿uó lo
prueba esto al diputado por po de Murcia Sr. Rryan y el de PlasènSegún
Sagasta, esa Comisión puede Castellón? Pues que el partido carlista,
cia Sr. Cíisas de Souto en sus magnificas c ortar y rajar y decir este
tomo y este p astorales, el Dr. Sarda en su El libera- dejo y nos pone
á los católicos españoles q ue los liberales han dado tantas veces
Humo es pecado, el Dr. Balbuena on su con el alma en un hilo, pendientes
de un por muerto y enterrado, aún sigue vivito precioso libro sobre la
misma materia y fallo que no hay fuerza, ni medio huma- y con ganas de
darles un disgusto. Que bien se lo merecen por mplonm ¡f otros muchos,
han puesto en evidencia no alguno de encauzarlo, si por si solo los
errores que la secta entraña, des- no S0 encauza, ni de enderezarlo,
si del otras co$as. * tructora de la Religión, do la Familia y seno de
la omnipotente Comisión naco ¿ Porqué no so metía, vamos á ver, el
do la Sociedad civil; y á pesar de osos t orcido. d iputado clerófobo,
d delator d e los ret itánicos esfuerzos, el liberalismo todaS agasta
que ha hecho burla y escar- *poblicanos de Castellón, cuando, en tanvía
campa por sus respetos y se sienta á la mesa do la orgía nacional; todos
nio de un pueblo, quo ha puesto la opi- tos y tantos escándalos como
han dado, esos escritos no han llegado ni á turbar niétt pública por
escabel do su» ambicio- v itoreaban à la República en las calles por
un momento su digestión y su sueflo nes; a hora siente escrúpulos ante
la, idea d e la ciudad, llevando el espanto y la t ranquilo; en cambio,
si le dicen que una d e coacción á una Comisión que ha de a larma al
vecindario? ¡Ah, entonces no t riste boina aparece en el campo, cual n
ombrar ól y que no hará más quo lo que s e trataba de carlistas! ¿Y
estos »on los hombres qu© hablan h ermosa amapola en medio de io«
i«ia- au omnipotente voluntad lo indique. A brados marchitos por la sed,
el libera- lo» dos gatos de la fábula, después d© d e justicia ó
igualdad para todos? ¡Vade^retrof lismo se espeluzna, rabia, patea y cree
c omerse el capón, la doliaadeza d© su OMicienoia no les permitió hacer
lo prol legada su última hora. ¿Qué significa ¡ Vaya unos temores
inocentes! eso? es un fenómeno en que so han de pio con ol asador,
y asi sintieron ante él u « respeto á la propiedad ajena, que en
S ánchez Toca, ha pedido á Veragua «í p arar las consideraciones
de los católicos; oJ liberalismo «© ríe de la mcción mucboa que
no son gatos serla do desear. 08 cierto que la comisién que se ocupa
Áfladié Sagasta que la cosa iba con d e la escuadra en proyecto,
*#c#««íra hm católica d secan; e ntretanto esa secta se t antaa
largas que, si el Sr. Gullón no i niciativas particulares. e stremece
y se ha ostromeeido siempre ¿Y esto le preocupa á Sánchez Toeaf en
presencia do la acción católica carlista liaoiA en aquella ocasión
la causa de sus ¡ Mientras no secuestren lo^ millon00f q ue resulta en
tal caso acción católica t ftrtaranietos, ya podía dormir tranquilo,
armada; ahí aprieta el zapato. ¡Sr. No- q ue i» cosa llevaba trazas de
diferirse codal! ya puedo V. echar sobro el libe- ad hal«nda$ groBcas. El
diputado tradicionalista Sr. P r a d e P ero, S r. Sagasta, ¿á quien
está usted ra ha pedido por centósim» vez al Miralismo resmas de Sigloa
Futurog q uo n unca llegan á sor presentes. jSr. Orti e ngaftando, á
los cató i icos ó á los secta- nistro, que sean pagados, sin más
dilay L ara! eche V. Universos uno sobre rio»? A nosotros nos dice
que la reforma ción, los haberes á los p o b r « repatriao tro sobre
la familia liberal. jQ,ué risa! é»l Cbooordato no se hará jamás,
y á dos de Cuba. t odas esas resmas de papel les sirven & a quellos les
dice que va á hacerse luego, y el ministro ha contestado, como» e llos
para acudir al servicio do ¡a puer- y * quo para ©so y sólo para eso
le d ie- s iempre; que bueno. ron á V. el Poder. Antes del encumbrata
falsa^o la casa humana. iQuó -vergOenma y que cjrímen no hábmmiento
decia V. que el cleriealisBio era pagado todatia e»a denda sagrada á
l«m ¡ Sres, m tiflzos, integristaa, neutros, }» folitaria que nos tenia
a^í tan desme- q ue dieron la sangre por la patria, ni c omunes de dos,
epicenos ó ambiguos! dradM y flacos, y quo urgía que no»otro», a ún
después d© haber «ufrido tan bái^ ¿Quieren Vdes. do veras el triunfo
prác- DO auetttros descendientes, nos viéraiao» baroa d©«euontosl
tico de la Iglesia nuestra Madre, ol p ronto libres de una plaga que nos
afrenD igano» el Sr. W e y ^ r : ¿cuánta» pikfi» trittBfo d i la
Putrlft y l a derrota de 1» taba y de esa ruindad que nos tenia aj m d
eben á los generales y á los minis-^ I s ecta en toda la linea? Pues
vayan b orde del precipicio. tros? ¿Ninguna, eh?
 
 i Qaé guasón es
V.T
 
 TOQUES DE ATAQUE